¿SOMOS UN PAÍS CON UN CANAL O UN CANAL CON UN PAÍS ?

Enhorabuena  a la inauguración  oficial  de la  ampliación  del  Canal  de Panamá.  Esta  mega obra  es sin duda orgullo para todos  y  reafirma  la  capacidad  de  los panameños, que a lo largo  de su historia,  han encontrado el valor  y   la decisión  de  recuperar,  dirigir con eficiencia y  mantener  a la  vanguardia, el Canal de Panamá; como  ruta  de  transporte  de  carga  por vía  marítima.
En  medio  de las  celebraciones  que  entrañan  el hecho histórico, no  debemos olvidar  los orígenes de la lucha de nacionalidad que contrasta  con las épocas  actuales,  cuando  un  tema  como el  Canal  de Panamá, nos  unía  más  allá  de los intereses partidarios.
Y es  ahora que este proyecto empezara a rendir sus fruto;  que toca realizar un análisis profundo del proceso y de todas las lecciones que deja para el país.
Honrar, honra… Hojas  de  nuestro calendario  que escribieron con sangre panameña emanadas de las batallas libradas  un nueve  de enero, donde  una  bandera empuñada en la mano heróica  de un estudiante, es un  símbolo del más puro nacionalismo.  Ese  salto de  cerca, ese  cruce  de una frontera impuesta por otro país, es quizás la más noble  representación  de  la juventud  de aquella  época. No  deja  de  ser  reprochable  que  con la  ampliación no se  considerara  el nombre  de Ascanio Arosemena o de los firmantes  de los  tratados  Torrijos  Carter.  Es inexcusable  el  desarraigo  con el pasado  histórico  y la convicción  de  seguir  dejando  huella  para las  futuras  generaciones.
Aprender  del pasado fortalece  nuestro antecedente  histórico para  recuperar el Canal.  Un ejemplo  destacado fue la  capacidad de las  conversaciones  con líderes internacionales que buscaban  sumar fuerza a la lucha  por recuperar nuestro  canal  y el  respeto  que  generábamos  a  nivel mundial.
La  ampliación del Canal de Panamá,  debería  ser el  reflejo  de una  nación unida, no  dividida por:  Las batallas  políticas, los  escándalos económicos, la inseguridad, la  falta  de credibilidad y de confianza de todos contra  todos.
La  base  de una educación  que  lleve  a las  futuras  generaciones  a  ocupar   el espacio  ganado por la lucha  generacional  está  a  prueba, ante un sistema  educativo  que  ha  dejado de  ser prioritario  en las  agendas  de  Estado  a lo  largo  de los últimos  años.
El Panamá que  vivió la  reversión  del  canal, encuentra un  país  con un escenario diferente  al que se  vive con el de  la  ampliación.  Nuestra  querida  Patria  está inmersa en  una  de las  crisis  más  graves  de su historia  republicana.  Factores que  van  desde los  valores morales a temas  de corrupción,  se  suman a la inclusión de importantes empresas y medios  de comunicación  en la  lista Clinton.  No lejos,  el  escándalo a nivel  mundial desatado  por  la  extracción  de información confidencial  de clientes  con cuentas off  shore  de un bufete  de abogados; plantó  bandera  al descrédito  del suelo  istmeño  a nivel  internacional.  La ausencia  de importantes  mandatarios en  estos actos de  inauguración, deja  en evidencia  la  aceptación del país.
Pero, ¿ somos un país  por  tener  un canal ?….   La pregunta  revive muchos  debates  a nivel económico y social.   Los  tiempos  en que sólo  teníamos  el Canal de Panamá  como  fuente  de ingreso  ha cambiado.   La  visión para  desarrollarnos  paralelamente a esta obra  es  buena  pero  incompleta.  Panamá  tiene otras  riquezas   como   su ambiente  natural y diverso  ecosistema.    La plataforma  bancaria sigue  siendo fuerte y es momento  de ser creativos  y  más panameños  que nunca.
La  Ampliación del Canal de Panamá  es la obra más  importante de los últimos  100  años, pero  su realización deja un sabor algo  agridulce  cuando se dieron los escándalos por cobros de la empresa Grupos Unidos por el Canal que pretende cobrar sumas millonarias. Consideramos que en medio de la euforia nacional este tipo de aspectos no deben perderse de vista y el Colegio Nacional de Abogados estará vigilante a los resultados y gestiones que lleve adelante el Canal de Panamá.
¿ Puede un  país  sustentarse  sólo  en una  obra ?  ¿ Qué clase  de  nación  tenemos  cuando  la  salud de los  habitantes  ha mermado y sin  gente  sana  quien  va   a  trabajar  en el Canal o  en cualquier otro lugar ?
¿ Ampliamos el Canal y ahora qué ?… Como país nos toca conocer cuál será el impacto y las oportunidades que se generarán a partir de la ruta ampliada. Qué representa eso para el sector marítimo panameño y como se traduce esto en fuentes de empleo estable.  Ya se anunció la propuesta para realizar un estudio para la viabilidad de un cuarto juego de esclusas, lo que significa que estas lecciones e impacto, así como la opinión de los panameños deben influir favorable o negativamente en esta posibilidad.
El Canal de Panamá enfrenta otro reto, acercarse a la sociedad panameña, el blindaje constitucional que ostenta parece haber sido confundido y el ejercicio de autonomía pareciera que se ha divorciado por momentos de las aspiraciones de la sociedad.   Es importante  que El Canal de Panamá refuerce sus vínculos con la sociedad panameña en general, no sólo a través de festivales de verano, sino a través de programas educativos y de discusión, que permitan que cada panameño no sólo se sienta orgulloso sino también conocedor y comprometido con el Canal.
El próximo 26 de junio, Panamá será noticia a nivel mundial, cuando el buque Cosco Panamá realice su travesía y esta ocasión es propicia para demostrar que Panamá no solo cuenta con una institución sólida y comprometida con el desarrollo nacional, sino que contamos con un sistema financiero de primer mundo, medios de comunicación independientes y una libertad de expresión robusta, un país con reglas del juego claras y limpias, para que Panamá eleve la defensa de sus intereses en el marco de la visita de representantes diplomáticos y jefes de Estado.
Desde el Colegio Nacional de Abogados, llevaremos adelante las iniciativas necesarias para crear los espacios de diálogo nacional, como ya lo hemos hecho.
Hace falta una postura nacional, digna y coherente con lo que somos, un país luchador, que derramó sangre para recuperar el Canal; que puso el talento de gente panameña muy preparada para organizar la ampliación y proponerla a los panameños que dijeron SI.
Vienen muchos jefes de estado, representantes diplomáticos y eso ¿ qué representa para Panamá ?…  ¿ Ver pasar un barco y ya ?… Para la casa todos, mojados por la lluvia que probablemente caerá ?
HACE FALTA MÁS. ¿ Somos un país con un canal o un canal con un país ?

-Roberto Aparicio Alvear
Secretario de Metas y Memoria.
Colegio Nacional de Abogados de Panamá.
Ciudad, 24 de junio de 2016.

CONTACTANOS

No estamos en todo momento. Sin embargo, nos puedes enviar un correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Sending

© 2017 Colegio Nacional de Abogados de Panamá . Todos los derechos reservados - Diseñado por Dynamica Panamá

Log in with your credentials

Forgot your details?